6 errores comunes en la planeación estratégica de una organización

Publicado por Gabriel Roncancio el 14/02/18 10:30

02142018_-_6_errores_comunes_en_la_planeación_estratégica_de_una_entidad.jpg

Para poder cumplir con una consecución de objetivos firme y constante dentro de cualquier organización, ya sea pública o privada, deben existir vínculos muy fuertes entre los diferentes ejes que gestionan las actividades de todas sus partes. Crear estos vínculos no es una tarea sencilla. Sin embargo, cuando se tiene la capacidad de consolidar una planeación estratégica de la forma correcta, una organización puede estructurar una imagen amplia y detallada de todos los esfuerzos que se realizan para alcanzar las metas planteadas. Por eso, hoy en Pensemos queremos mostrarle algunos errores comunes en la planeación estratégica de una organización para que se asegure de no cometerlos y para que pueda construir su proceso de planeación bajo los mejores parámetros.

¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO NOS REFERIMOS A UNA PLANEACIÓN ESTRATÉGICA DE ALTO DESEMPEÑO?

A rasgos generales, este tipo de planeación debe funcionar como un método de análisis de diferentes perspectivas que configuran la imagen general de la organización: la perspectiva financiera, la del cliente, la de los procesos y la de aprendizaje y conocimiento. De esta forma, la unión de estas perspectivas facilitará el seguimiento de todos los planes que tiene la organización, el diagnóstico de todos los actores que intervienen en la estrategia, y aún más importante, la evaluación de toda la estrategia a partir de indicadores concretos de desempeño para cada perspectiva.

Pero para que una planeación estratégica pueda realmente vincularse a todos los integrantes de la organización y a sus respectivas actividades, existen algunas herramientas que facilitan el desarrollo de las actividades y la comprensión de todo el plan estratégico. Una de ellas es el Cuadro de Mando Integral, o como se conoce en inglés, el Balanced Scorecard.

Con un software de Balanced Scorecard usted podrá tener una representación visual completa de toda la estrategia que ha diseñado para su organización gracias a que podrá ver todos los planes, actividades e iniciativas dentro del Cuadro de Mando Integral. Esto quiere decir que, tanto usted como los demás integrantes de su organización podrán tener una comprensión mucho más clara de las acciones que se deben poner en marcha para lograr los objetivos definidos y, de esta manera, mejorar el desempeño de los procesos, generar más ingresos y tener mayor estabilidad interna. Acá puede conocer un listado con los mejores proveedores de este tipo de software.

Para que pueda crear una planeación estratégica sólida, que realmente le ayude a conseguir sus objetivos y sus metas, y que le brinde una imagen clara de sus esfuerzos, a continuación repasaremos algunos de los errores más comunes que se cometen a la hora de configurar la planeación estratégica de una organización.

1. Pretender crear una planeación sin una metodología adecuada

Si usted se pregunta quién puede hacer una “planeación” dentro de una organización, se dará cuenta que cualquiera estará dispuesto a realizarla. Sin embargo, lo más probable es que su equipo termine en una reunión demasiado extensa, viendo una presentación de 80 diapositivas sobre el estado de la organización y, peor aún, discutiendo ideas abstractas que nada tienen que ver con las labores cotidianas de cada trabajador.

Este es, sin lugar a dudas, un síntoma clásico al momento de crear una planeación sin una buena metodología que la sustente y, además, que la guíe por buen camino. Con una metodología confiable y estructurada, como el Cuadro de Mando Integral o Balanced Scorecard, usted podrá garantizar resultados a través de procesos claros y de revisiones permanentes que evalúen toda la estrategia.

2. Confundir la estrategia con la planeación

En la mayoría de los casos, debido a que la planeación y la estrategia están en territorios tan cercanos durante la construcción de todo el plan estratégico, se suelen confundir ambos criterios. Aunque puede sonar como algo irrelevante, la verdad es que estos elementos son el pilar de todo su trabajo estratégico; por esta razón, usted debe conocer cuáles son sus diferencias y qué actividades están ligada con cada concepto.

Por una parte, al hablar de la planeación hacemos referencia a todos los procesos que se ven involucrados en la formulación de objetivos y planes específicos para el futuro de la compañía. Ahora, por el otro lado, cuando se habla de la estrategia se hace referencia a las distinciones competitivas que tiene nuestra organización, es decir, a todos los aspectos que brindan valor a nuestros usuarios o nuestros clientes.

3. Formular la estrategia sin tener un proceso de revisión de la misma

Uno de los aspectos fundamentales dentro de cualquier estrategia es que esta sea maleable, que pueda transformarse según los resultados obtenidos y que, además, pueda hacerlo de forma ágil y efectiva. Para hacer esto, usted debe contar con una manera efectiva de revisar constantemente la totalidad de la estrategia. De lo contrario, no podrá comprender qué aspectos son los que debe modificar, actualizar u optimizar. Así que no caiga en este error y asegúrese de que la metodología que está utilizando le brinda un marco de revisión relevante para el desempeño de su estrategia.

4. Concentrar la estrategia en unos pocos integrantes del equipo sin crear una alineación estratégica

En muchas ocasiones, los cargos gerenciales de las organizaciones están convencidos de que la estrategia se está desarrollando a cabalidad y de una forma excelente. Sin embargo, cuando quieren constatar esto en el desempeño de las diferentes áreas se encuentran con acciones que no tienen nada que ver con las pautas establecidas dentro del plan estratégico. ¿Por qué sucede esto? Porque la estrategia no logró pasar por todos los integrantes de la organización y, por ende, no comprenden cuáles son los procesos particulares para lograr las metas planteadas.

Por eso, no reserve la estrategia ni las metas de la misma para una parte pequeña de su equipo de trabajo. Por el contrario, asegúrese de que todos los integrantes de la organización, sin importar su cargo dentro de ella, tengan un conocimiento claro de la estrategia y de las acciones que deben ejecutarse para poder cumplirla a cabalidad. Una buena manera de hacerlo es, sin lugar a dudas, promover una interacción directa de cada integrante con sus responsabilidades inmediatas a través de un software de Balanced Scorecard. Así, gracias a esta idea de una Alineación Total, cada integrante de la organización podrá tener una comprensión clara de toda la estrategia y podrá, a la vez, enfocarse en sus actividades específicas y alinearlas según la visión y los valores específicos del equipo de trabajo.

5. Mantener actividades diarias que no se vinculan con la totalidad de la estrategia

Este punto está ampliamente relacionado con el punto anterior, ya que un error como este dificulta las posibilidades de que la estrategia se difunda en todos los niveles de la organización y en todos los integrantes de ella. Así que anticípese a este error y garantice que las acciones que se van a empezar a desarrollar en cada área de su organización están acopladas a las rutas estratégicas establecidas. De esta forma podrá ver resultados en menor tiempo y podrá aumentar los niveles de efectividad de todo el plan.

Gracias a un software de Balanced Scorecard todos los aspectos de la estrategia estarán construidos sobre la visión y los valores más relevantes para la organización. De esta forma, cuando se empiecen a generar los diferentes planes e iniciativas, todos estarán relacionados de forma directa con las directrices estratégicas más amplias y podrá garantizar que las actividades diarias de cada integrante las cumplen a cabalidad.

6. No contar con indicadores para evaluar y actualizar toda la estrategia

Una de las cualidades más importantes de una planeación estratégica formulada de la forma correcta es que puede ser actualizada constantemente según criterios de calidad bien definidos. Sin embargo, muchas organizaciones olvidan realizar una medición constante de los indicadores que muestran el desempeño del plan estratégico y, por ende, dejan de lado las posibles optimizaciones que se podrían realizar dentro de todo el plan. Así que garantice que el software de Balanced Scorecard con el que trabajará está en la capacidad de brindarle los indicadores que usted necesita según sus objetivos dentro de la organización. Verá usted que su estrategia podrá adaptarse con mayor precisión a todo el funcionamiento de su equipo de trabajo.

Esperamos que estos errores comunes en la planeación estratégica de una organización lo hayan ayudado a comprender con más detalle sus puntos fundamentales. Cuéntenos si conoce otros errores que se cometan en todo el proceso de construir la planeación. ¡Estamos muy interesados en su opinión! Además, recuerde que puede contactarnos en cualquier momento para conocer más sobre este tema y sobre las mejores características que debe tener un Software de Balanced Scorecard.

Conozca más sobre la metodología Balanced Scorecard aquí. 

New Call-to-action

Etiquetas: Balanced Scorecard, Planeación estratégica, Cuadro de mando integral