Es un hecho que la degradación del medio ambiente generada por la revolución industrial, ha venido aumentando a una escala cada vez mayor y  durante los últimos años. El consumismo, la explotación mineral y el uso desmedido de los recursos, tienen afectadas y comprometidas nuestras riquezas naturales en cantidad y calidad. Esta realidad pone en riesgo la sostenibilidad de dichos recursos en el futuro, así como la estabilidad de los ecosistemas, los territorios y los grupos que los habitan. Es por esto que la Gestión Ambiental cobra cada vez más relevancia en la Gestión Organizacional y en este artículo se indicará en qué consiste y cómo puede implementarse adecuadamente en una empresa.

¿Qué es?

La gestión ambiental es la modalidad de gestión que define y ejecuta diferentes tareas para determinar el impacto que su actividad habitual pueda tener en el medioambiente, así como estrategias empresariales que permitan disminuir el mismo. Estas estrategias buscan reducir el impacto de la actividad humana en la naturaleza, respetar y favorecer la biodiversidad, implementar el factor ambiental entre las líneas de competitividad de las empresas y seguir trabajando por una mejor legislación y el aumento de la conciencia social.

Esta gestión ambiental supone  el establecimiento de principios de defensa del entorno ecológico y el uso correcto de medios de producción y recursos a su alcance.

Una gestión que incluya el enfoque ambiental debe basarse en algunos pilares fundamentales:

  • La gestión ambiental supone un conjunto de estrategias, políticas o medidas empresariales específicas que funcionen de manera coherente y coordinada.
  • Asume un nivel de responsabilidad sobre aquellas actividades organizativas que tienen efecto ambiental.
  • Esta gestión perseguirá objetivos básicos en el cuidado del medioambiente y uso eficiente de los recursos, como evitar el exceso de residuos y el desaprovechamiento energético.
  • Debe incluir una programación previsora que se anticipe a futuros problemas medioambientales.
  • Permite actuar en un marco legislativo estricto en cuanto a la defensa de la biosfera y la protección de la salud pública.
  • Tiene que ver con el seguimiento de nuevos valores sociales y de conciencia medioambiental común.

 

Áreas de la gestión ambiental:

La gestión ambiental abarca una gran cantidad de áreas, entre las que se diferencian las siguientes siete:

 

 Política ambiental: 

La política ambiental es un modelo de administración adoptado por una entidad o empresa para relacionarse con el medio ambiente y los recursos naturales. Esta debe empezar por un compromiso ambiental, un documento que deberá regir toda actividad en la empresa y que debe reflejar los puntos básicos de la política medioambiental, tales como:

  • Siempre se actuará según las leyes y normas de la gestión ambiental.
  • Se minimizará en lo posible todo impacto ambiental.
  • Se minimizará en lo posible la generación de residuos.
  • Se abogará por la reutilización y reciclaje.
  • Se prevendrán los riesgos a nivel patrimonial, ocupacional y ambiental.
  • Se realizarán periódicamente auditorías ambientales para asegurar que se cumplan los puntos establecidos.

 

 Ordenamiento territorial

El Ordenamiento territorial sirve para planificar y gestionar el territorio mediante la toma participativa de decisiones sobre sus usos, protección del patrimonio cultural y ambiental, infraestructura y servicios con el objetivo de alcanzar el desarrollo humano y el desarrollo sostenible.

Sus objetivos son: 

  • Promover y facilitar el uso y aprovechamiento sostenible de los recursos naturales, así como la diversidad biológica y la ocupación ordenada del territorio.
  • Crecer de manera equilibrada y competitiva con la participación de todos a través de la adecuada planificación del territorio.
  • Prevenir y corregir la localización de asentamientos humanos en áreas peligrosas, identificando todos los riesgos físicos, biológicos y otros.
  • Recuperar los ecosistemas deteriorados, promoviendo el uso eficaz y eficiente de los recursos en el territorio. gestion-ambiental

 

 Evaluación del impacto ambiental

La Evaluación del impacto ambiental es un procedimiento técnico-administrativo que permite conocer, prevenir y minimizar los efectos socioeconómicos, culturales y de salud humana que tendrá cada actividad sobre el medio ambiente, abarcando todo el desarrollo del proyecto.

Las obras, actividades o proyectos de desarrollo que tengan efectos significativos sobre el medio ambiente, como construcciones, movimientos de tierra o extracción de materiales, requerirán una evaluación de impacto ambiental.

Un proceso de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) se compone básicamente de cinco pasos:

  • Establecer las condiciones ambientales existentes.
  • Identificar anticipadamente los tipos de impactos, utilizando las metodologías más apropiadas. Las obras, actividades o proyectos de desarrollo que tengan efectos significativos sobre el medio ambiente, como construcciones, movimientos de tierra o extracción de materiales, requerirán una evaluación de impacto ambiental.
  • Estimar la extensión y magnitud de los impactos previstos.
  • Interpretar el significado de los impactos.
  • Comunicar los resultados a la autoridad pertinente.

 

 Contaminación

La contaminación ambiental es la presencia de sustancias o elementos dañinos, en cualquier estado y de origen tanto biológico, como físico y químico, peligrosos para los seres humanos y los ecosistemas (animales y plantas). El origen de estas sustancias se debe a que la humanidad y su proceso de evolución, en aras del progreso continuo, ha adaptado el medio ambiente a sus intereses con un impacto negativo que se ha venido acelerando desde la revolución industrial.

Existen diferentes tipos de contaminación, pero básicamente se pueden dividir en contaminación del aire, contaminación de suelos (tierra) y contaminación del agua.

  • Contaminación del aire: Es la incorporación a la atmósfera de gases tóxicos y elementos que transforman la composición natural del aire que respiramos. Estos destruyen la capa de ozono que nos protege de las radiaciones ultravioletas procedentes del sol, aumentando la temperatura media del planeta por la incidencia más directa del sol sobre la tierra, y los riesgos de contraer enfermedades de la piel.
  • Contaminación del agua: Se produce por el vertido de sustancias contaminantes tóxicas y nocivas, como productos químicos, residuos industriales, y microorganismos, que inhabilitan el agua como recurso básico para la vida, y su utilización en alimentación y otros usos.
  • Contaminación del suelo: Incorporación de sustancias y materias extrañas procedentes de basuras domésticas, residuos tóxicos industriales, pesticidas, lodos, restos o envases plásticos y metálicos, escombros, y otra serie de elementos contaminantes que trastornan el medio en el que convivimos plantas, animales y personas.

 Vida silvestre

La expansión humana ha enfrentado directamente a la vida silvestre, lo que ha puesto en peligro a muchas especies y sus hábitats naturales. Analizando esta circunstancia se aprecian dos enfoques que en principio se identifican como antagónicos por excelencia. Por un lado, el desarrollo socioeconómico y, por otro, la permanencia del medio ambiente natural, en donde el cuestionamiento por décadas ha sido cómo permitir el desarrollo de uno sin destruir la otra.

De tal controversia surge el esquema de la sustentabilidad, el cual asume como principio que dichas esferas no son necesariamente contrarias y que ambas requieren estar interrelacionadas para garantizar su permanencia. La implementación de este principio requiere estrategias para incrementar el conocimiento y uso de los recursos naturales con los que actualmente contamos, mediante la implementación de programas y proyectos a corto y mediano plazo, con lo que se espera lograr su conservación y aprovechamiento.

 

 Educación ambiental: 

La educación ambiental es un proceso que le permite a las personas investigar sobre temáticas ambientales, involucrarse en la resolución de problemas y tomar medidas para mejorar el medio ambiente. Como resultado, los individuos alcanzan un entendimiento más profundo de las temáticas ambientales y tienen las herramientas para tomar decisiones informadas y responsables.

Los componentes de la educación ambiental son:

  • Conciencia y sensibilidad ante el ambiente y los desafíos ambientales.
  • Conocimiento y entendimiento del ambiente y los desafíos ambientales.
  • Actitudes de preocupación por el ambiente y de motivación por mejorar o mantener la calidad ambiental.
  • Habilidades para identificar y contribuir a resolver los desafíos ambientales.
  • Participación en actividades que contribuyan a resolver los desafíos ambientales.

gestion-ambienta-educacion

 Paisaje

El paisaje es un recurso natural permanente, pero rebajable por su uso inadecuado. Es un recurso fácilmente depreciable y difícilmente renovable, por lo que merece especial consideración al momento de evaluar impactos ambientales negativos en un proyecto determinado. La planificación del paisaje incluye su preservación y conservación con fuertes connotaciones ecológicas y considera la aplicación de un enfoque sistémico al conjunto de elementos naturales o artificiales (normalmente el paisaje rural y urbano), con el objeto de estudiarlos y evaluar su preservación o modificación.

 

¿Cómo implementar la gestión ambiental en su empresa?

Se pueden identificar siete fases fundamentales a la hora de implementar un sistema de gestión ambiental en la empresa.

 

 Decisión

La empresa debe identificar los beneficios de la implantación de un sistema y priorizar aquellos que más le interesen, incluso definir si se implanta como beneficio ambiental o, lo más habitual, si va a finalizar con la consecución de un certificado. En este último caso la empresa debe decidir qué certificación ambiental desea obtener. Estas certificaciones pueden ser:

  • Certificación Sistema Basura Cero: es una herramienta de análisis y evaluación de Ciclo de Vida y reducción de riesgo a través de estándares dirigidos al fortalecimiento de la gestión integral de residuos.
  • Certificación Sistema de Gestión Ambiental ISO14001: identificación de políticas, procedimientos y recursos para cumplir y mantener un gerenciamiento ambiental efectivo, lo que conlleva evaluaciones rutinarias de impactos ambientales y el compromiso de cumplir con las leyes y regulaciones vigentes en el tema, así como también la oportunidad de continuar mejorando el comportamiento ambiental.
  • Certificación Huella de Carbono ISO 14064: Control de las emisiones generadas y de las fuentes de emisión, que permite realizar medidas efectivas para la reducción del cambio climático y para el control e identificación de oportunidades de ahorro de costes y oportunidades de acceso a nuevos mercados.
  • Certificado Global GAP: Buenas Prácticas para la producción agraria, acuícola, pecuaria, hortícola y frutícola.
  • BPM (Buenas Prácticas de Manufactura): condiciones y requisitos operativos necesarios para asegurar la higiene a lo largo de la cadena alimentaria y la producción.

Existen muchos motivos que pueden hacer a una empresa decantarse por la implantación de un sistema de gestión ambiental, desde que sea una imposición de sus clientes hasta una filosofía para reducir el impacto ambiental de sus actividades.

La implantación de un sistema de gestión ambiental puede posicionar a una empresa como socialmente responsable, diferenciándose de la competencia y reforzando, de manera positiva, su imagen ante clientes y consumidores.

 

 Revisión ambiental Inicial (RAI)

También denominada revisión inicial o preliminar o diagnóstico ambiental. No se trata de una auditoría, sino de un análisis previo del estado ambiental de la empresa. Se busca obtener una visión previa de la empresa y los impactos ambientales de sus procesos, productos o servicios de la organización. Es una etapa fundamental para el desarrollo posterior del sistema.

En esta primera fase se llevará a cabo un análisis de los problemas, efectos y resultados que se producen en la organización, de cara a evaluar su situación ambiental. Se identificarán los aspectos ambientales de las actividades, productos y servicios que se desarrollan en la empresa.

Para la realización de esta actividad, se pueden utilizar distintas herramientas:

  • Cuestionario previo de situación.
  • Reconocimiento físico de las instalaciones: procesos principales y auxiliares.
  • Revisión de procedimientos de la organización.
  • Entrevistas al personal.
  • Evaluación de los controles realizados sobre los aspectos ambientales.
  • Identificar las prácticas de gestión medioambiental que se realizan.

 

 Verificación de cumplimiento legal inicial

Durante la segunda fase se realizará una Evaluación del Cumplimiento Legislativo en la cual quedarán claramente reflejados los incumplimientos detectados.

Para ello, se identificarán previamente los requisitos legales aplicables, tomando como referencia la normativa de aplicación directa. Además, pueden existir requisitos propios de la organización o definidos por sus clientes.

 

 Elaboración de la documentación del sistema

En esta fase debemos comprobar qué requisitos documentales son exigibles para proceder a su desarrollo.

Se elaborará aquella documentación que se considere necesaria para cumplir de forma adecuada con los requisitos establecidos, por ejemplo: Elaboración de Manual, Procedimientos, Instrucciones, etc.

gestion-ambiental

 Implantación

Una vez se dispone de las bases del sistema asentadas y validadas por la dirección, comenzará la etapa de implantación de dicho sistema. Es variable, pero puede incluir:

 

Auditoría interna

Con el objeto de comprobar la idoneidad y efectividad del Sistema de Gestión Ambiental implantado tras un período de funcionamiento de este, se debe llevar a cabo la Auditoría interna del Sistema.

Serán objeto de la auditoría todos los documentos del Sistema y todas las actividades desarrolladas con el fin de:

  • Comprobar la efectividad de la implantación del Sistema.
  • Comprobar si el Sistema es óptimo para cumplir con la Política y los objetivos previstos.
  • Comprobar el cumplimiento del sistema respecto a los requisitos de la Norma de Certificación.

Certificación

La manera de garantizar ante terceros que un sistema de gestión está correctamente implementado y avanzando hacia la mejora es mediante el proceso de certificación externa.

 

En este artículo hemos visto en qué consiste la Gestión Ambiental y siete de sus áreas de influencia. Además, le indicamos siete fases fundamentales a la hora de implementar un sistema de gestión ambiental en la empresa. Esperamos que haya sido una lectura de provecho. 

La Suite Visión empresarial, enfocada en solucionar las necesidades de grandes organizaciones, es un Software que integra la Verificación de cumplimiento legal inicial y su seguimiento, con la Gestión de Aspectos e Impactos Ambientales, la Gestión Documental, el Seguimiento al cumplimiento de Planes e Indicadores y la Gestión de Auditorías para lograr un proceso de certificación exitoso. 

Contamos con una gran experiencia para acompañarlo en el proceso de implementación de la solución que mejor se adapte a sus necesidades. Si tiene dudas o desea asesoría sobre cómo hacerlo, no olvide contactarnos.

Tags: Gestión de proyectos, Gestión Ambiental

autor

Claudia Alvarado

Cargo: Consultora Backend
Claudia es Ingeniera Industrial, MBA, PMP y Consultora con experiencia en la ejecución exitosa de diferentes tipos de proyectos. Apasionada por la implementación adecuada de sistemas de gestión para la exitosa ejecución de la estrategia, ve en esto su grano de arena para mejorar el mundo. Su especialidad es el desarrollo de estrategias para la optimización de todo tipo de procesos.

 Pop-up