¿Cómo crear Indicadores de Gestión?

Publicado por Gabriel Roncancio el 9/10/19 11:38

 

Crear indicadores

Los indicadores de gestión juegan un papel fundamental en las organizaciones. Cualquier empresa exitosa quiere cumplir con éxito sus objetivos organizacionales, pero eso es más fácil decirlo que hacerlo. Para ello debe formular unos objetivos estratégicos valiosos y seleccionar los  indicadores de gestión más apropiados para su industria. Dichos indicadores deben tener la complejidad necesaria para medir las metas del Plan Estratégico.  Si quiere comprender cómo desarrollar un Plan Estratégico táctico puede consultar aqui 

A continuación presentamos 5 pasos para la elaboración de indicadores de gestión pertinentes y útiles en el seguimiento de su estrategia. No olvide antes de conocer el concepto de indicadores de gestión y para qué sirven. 

Primer paso: Identifique la intención de la medición y lo que se quiere medir.

La Planeación Estratégica tiende a escribirse en forma de ideales abstractos, lo cual permite diversas interpretaciones, que se deben limitar, mientras se avanza en la formulación para obtener los resultados esperados. En contraste, al medir los objetivos estratégicos, el resultado debe ser concreto, claro y preciso. El consenso sobre las definiciones, expectativas e intenciones de medición, son fundamentales para elaborar los indicadores de gestión con éxito. 

Por ejemplo, si en una organización tuvieran como objetivo estratégico “Mejorar la calidad del producto”; lo importante sería delimitar el concepto de calidad, pues una persona del equipo piensa que la calidad significa, que el producto cumple ciertas especificaciones, mientras que otra persona lo define como, la usabilidad para el cliente con posterioridad a la compra.   

Una vez se llega al acuerdo sobre el resultado que busca el objetivo estratégico, es más fácil definir qué se va a medir. Por lo tanto, es importante haber formulado previamente los Objetivos Estratégicos, y aquí le mostramos cómo hacerlo.  

Segundo paso: Revise las alternativas de medición.

Analice cómo se pueden medir los resultados, comenzando por preguntarse: ¿Se puede medir directamente el resultado deseado y existe una manera clara de capturarlo en uno o más indicadores de gestión?

Si la respuesta es sí, identifique la medida directa más adecuada. Por ejemplo, si incrementar las ventas de productos es un objetivo estratégico y el resultado previsto es que los ingresos por ventas de productos aumenten, la medida directa podría ser, -los ingresos por ventas en dólares-.

Si la respuesta es no, es porque los resultados no se pueden medir directamente, por lo cual deberá trabajar en el desarrollo de componentes medibles, que describan a fondo el resultado deseado, generalmente, estableciendo una hipótesis en torno a la correlación con el objetivo estratégico.

Tercer paso: Seleccione las medidas correctas para cada objetivo estratégico.

Reduzca las posibles medidas identificadas en los pasos anteriores y seleccione las que mejor revelan el desempeño estratégico de la organización, indicando si mejoró, empeoró, o permaneció igual. 

Elija las métricas que tengan significado y relevancia, en relación con los objetivos estratégicos. Esta elección evita la sobrecarga en la recopilación de datos, pues las métricas seleccionadas proporcionarán la información necesaria para la toma de decisiones.

Cuarto paso: Defina indicadores de gestión compuestos.

Si las medidas desarrolladas individualmente proporcionan datos útiles sobre los resultados de diferentes dimensiones o componentes asociados al objetivo estratégico, construya un índice que agrupe varias medidas bajo un mismo título, para ayudar en el análisis.

Los índices compuestos son útiles cuando una sola medida (indicador) no es significativa por sí misma o no proporciona una imagen completa del rendimiento, en un resultado previsto u objetivo estratégico. Esto es muy común para los intangibles, como la satisfacción o la lealtad, en donde se pueden agrupar múltiples indicadores de gestión que abordan por separado diferentes dimensiones del resultado deseado.

Quinto paso: Establezca la línea base y la meta del indicador de gestión.

Describir los semáforos del estado de desempeño del indicador y determinar cómo se interpretan los datos es tan importante como seleccionar la medida. Los umbrales crean los puntos exactos donde un indicador muestra verde para un buen rendimiento, amarillo para satisfactorio, o rojo para deficiente. Este paso determina cómo se utilizan los datos. El rendimiento se basa en objetivos estratégicos y sus metas, el nivel de rendimiento deseado para un período de informe específico y los umbrales. Es necesario establecer los límites superior e inferior de rendimiento deseado, en torno a un valor objetivo. 

Asi mismo, es importante obtener el valor del indicador, que se fija como punto de partida para hacer el seguimiento y evaluarlo; a lo que se denomina línea base. La línea base se define utilizando la información dentro del proceso en un periodo anterior. Esto permite determinar el avance y el desempeño de los indicadores de gestión. 

En este artículo hemos expuesto los 5 pasos más importantes para construir indicadores de gestión, y los consensos necesarios para medir la ejecución de la planeación estratégica. Esperamos que en su organización sean de utilidad para el seguimiento de los objetivos, la toma de decisiones y el logro de las metas.

 

Recuerde que puede suscribirse a nuestro blog para conocer más sobre el Balanced Scorecard y la Planeación Estratégica. También puede contactarnos si desea conocer más sobre nuestros servicios y nuestro software de Balanced Scorecard, que le entregará una visión mucho más detallada de todo el desempeño de su organización. Cuéntenos sus opiniones y estaremos atentos a responderlas.

New Call-to-action

Etiquetas: Planeación estratégica